LINGS CARS, ANALIZANDO LA ¿PEOR MEJOR? PÁGINA WEB DEL MUNDO.

Hoy voy a hablar de una página web, o quizá LA PÁGINA WEB. Se trata de https://www.lingscars.com/ esencialmente, una página de alquiler de coches en Inglaterra. ¿Qué tiene de especial para dedicarle una página del blog, entre los millones de páginas que existen en internet? Sólo con hacer clic en el enlace lo podéis saber.

La historia. A finales de enero, en el curso de diseño web estábamos tratando el tema de “usabilidad” de páginas web y nos pusieron, como ejemplo de página pésima, ésta. Luego analizamos este concepto y la página. Claro, tan pronto como te lo dicen, hay que entrar a la página… y ¡Oh, sorpresa! Engancha, es adictiva, tan pronto como la conocimos, no se te va de la mente la “página del chino” (luego descubrimos que Ling Valentine, titular del negocio es una china), y no dejas de entrar, visitarla, y hablar de ella. En cualquier caso, sin ninguna duda, en los seis meses que ha durado el curso, ha sido la página web más nombrada con diferencia.

Para abrir boca, os dejo la portada:




LO QUE SE VE.

En primer lugar, vamos a comentar algo sobre la página. A estas alturas habréis visto la foto, no os habréis podido resistir y ya la habréis abierto, por lo que, ya la conocéis.

El aspecto visual, que es lo que más llama la atención, presenta una página totalmente colorida, con animaciones, movimientos y miles de fotos que saturan nada más entrar. El fondo del html con ese dibujo de amebas coloridas, totalmente ochentero, me ha hecho pensar en las camisas de algún viejo conocido.

En la parte superior, un título, seguido de una imagen principal, publicitaria, que Ling va cambiando con el tiempo.  El cuerpo de la página, a tres columnas, presenta un menú de navegación vertical a la izquierda, una sección central con las ofertas de coches y una sección derecha con otra serie de ventanas de información (ubicación, promociones…).

El menú, da acceso a varias páginas donde podemos ver la gama completa de vehículos, ordenadas por modelos, con un buscador totalmente personalizable, listas de precios, condiciones de contratación, formas de contacto, personal de la página… En resumen, en dos o tres clics podemos estar en cualquier sitio de la página.

¿QUÉ ES LA USABILIDAD?

Según la Organización Internacional para la Estandarización:

La usabilidad se refiere a la capacidad de un software de ser comprendido, aprendido, usado y ser atractivo para el usuario, en condiciones específicas de uso. (ISO/IEC 9126)

Usabilidad es la efectividad, eficiencia y satisfacción con la que un producto permite alcanzar objetivos específicos a usuarios específicos en un contexto de uso específico (ISO/IEC 9241).

Aplicado al diseño web, se resume en que la navegación tiene que ser cómoda, intuitiva y rápida, los contenidos estén estructurados, quede claro en todo momento en qué parte estamos y qué podemos hacer desde aquí.

Según Jakob Nielsen, el gurú de la usabilidad en el mundo del diseño web, comenta “Los estudios sobre la conducta de usuarios en la web muestran una baja tolerancia hacia los sitios con dificultades de diseño o extremadamente lentos. Los usuarios no esperan y no quieren aprender cómo usar un sitio web, al contrario, deben ser capaces de intuir el funcionamiento del sitio web inmediatamente después de un primer vistazo a la página principal.”

Cuando en el curso de diseño web hemos analizado distintas páginas para estudiar la usabilidad, algunas de las preguntas que planteábamos eran las siguientes:


  • ¿Se adapta a móviles y diferentes tamaños de pantalla?
  • ¿Encuentras lo que buscas?
  • ¿Entiendes rápidamente a qué se dedica la empresa?
  • ¿Se identifican rápidamente los menús principales?
  • ¿Hay demasiados elementos en cada menú?
  • ¿Es fácil y cómodo hacer clic en cada elemento? ¿Los enlaces son lo suficientemente grandes y están separados? ¿Está enlazado todo el botón o sólo el texto?
  • ¿Existe un rápido acceso a las funciones más demandadas?
  • ¿Se encuentra fácilmente la información de contacto?
  • ¿El contenido se corresponde al título visible de la página?
  • ¿El texto es legible? (Tamaño de letra, color, contraste, longitud de línea?
  • ¿Organiza el texto con títulos, listas…?
  • ¿El título (<title>) de la página es descriptivo cuando se agrega a favoritos/marcadores? ¿Tiene favicon distintivo?
  • ¿Hay demasiada información en la pantalla? (sobrecarga informativa)
  • ¿Demasiados elementos en movimiento, demasiada publicidad?


Bueno, señores, pues ahora empieza lo divertido. Si vamos analizando punto por punto la página de Lings Cars, sorprendentemente, cumple el 99% de los elementos de análisis previos.
Si conseguimos analizar separadamente el contenido del impactante diseño gráfico, veremos que la página está perfectamente estructurada, podemos saber fácilmente a qué se dedica, qué productos oferta, cómo acceder a estos productos y cómo contactar con ellos. Es decir, si queremos alquilar un coche, es fácil encontrarlo y fácil alquilarlo.

¿ENTONCES?

Buscando opiniones en internet sobre nuestra página del día, enseguida se ven dos tendencias. Gente que la critica como una de las peores páginas del mundo, todo basado en el chocante aspecto visual, y gente que trata a Ling Valentine como un genio del diseño web. De hecho Ling Valentine ha participado en muchas charlas, seminarios… como ejemplo de diseño web y de visión empresarial.
Estaremos de acuerdo en que al final, la página web tiene que servir para darte a conocer y atraer a potenciales clientes a tu sitio. Obviamente, no todos los visitantes de la página web van a viajar a Inglaterra y van a necesitar coches de alquiler, pero si una página consigue miles de visitas, de cualquier tipo, esto repercutirá en el SEO (para los menos entendidos, el sistema de posicionamiento en google o por qué al buscar zapaterías en Salamanca, sale antes Paco que Manolo) y aparecerá antes en búsquedas. Por otra parte, lo que estás consiguiendo es una publicidad directa. Conoces a Ling, y sabes que alquila coches (gracias o a pesar de su página web). Cuando vayas a buscar una empresa de alquiler de coches en Inglaterra, vas a buscar a Ling.



Es llevar al extremo esa máxima de “que hablen de ti, bien o mal, pero que hablen”. Nadie quiere que se nos conozca por lo malo, pero realmente, cuando buscas opiniones de esta empresa nadie ha dicho que haya tenido problemas con el alquiler, con el vehículo, con el personal… todas las críticas van dirigidas al diseño extravagante de su sitio web. Si aquí consideramos la subjetividad de los gustos, podemos discutir durante horas.

En resumen, podemos considerar la página como curiosa, chocante, rara, friki. La podemos considerar como transgresora, innovadora, diferente, agresiva… Pero de lo que no hay duda es que es una página que llama la atención. Y en el mundo del internet infinito en que vivimos, llamar la atención es bueno.

Por otra parte, no hay más que buscar por internet críticas y opiniones del negocio de Ling para convencerse que, tras la “gran” página web, se esconde un trabajo constante y un modelo empresarial inmejorable (estos temas se me van de las manos, por lo que no entraré).

OTRO EJEMPLO DE PUBLICIDAD.

Hace unos meses Ling inició una promoción en su página web, con un concurso con el que puedes (y sí, puedes) ganar una taza de café acertando a qué coches corresponden unas fotos de exteriores o interiores. En su Facebook, https://www.facebook.com/lingscars/posts/1254083944721508, Ling analiza el coste de cada taza en relación a las visitas que reporta.

En resumen, de más de 25000 participantes, ha regalado 472 tazas (ratio 1:50 aproximado). Con un coste total de unas 4 libras por taza, incluyendo gastos de envío, consigue un coste por interacción de 8 pennies, inferior al coste de muchas campañas promocionales de Facebook, Google Adwords. ¿Conclusión? Que por el mismo coste que poner un anuncio en Google, Ling regala unas tazas maravillosas. Incluso, el gasto de envío de una de ellas a España, tras una dura negociación, le sale rentable.

¿Entonces? ¿La peor o la mejor página del mundo? Pues si ha conseguido la función que cualquier sitio web pretende, dar a conocer el negocio, es un caso claro de éxito. Por tanto, la peor ya podemos decir que no es. ¿La mejor? Pues posiblemente tampoco, pero como es cuestión de gustos, yo seguiré siendo fan de la misma. Quizá algún día cree el club de fans de Ling Valentine en España… y no me falten seguidores.

Y dicho esto, me voy a desayunar en mi nueva taza de Lings Cars. Y hoy cambio el café por un té chino cortesía de Ling Valentine. Que no os contaré lo que me costó conseguirla, porque da para otro post como éste.

Comentarios